¿Qué son las Apneas del sueño?

La apnea del sueño es un tipo de trastorno respiratorio del sueño que se caracteriza por una reducción anormal en la respiración mientras se duerme. Las disrupciones generadas a causa de las apneas reducen la calidad del sueño y pueden afectar seriamente la salud. Según datos de la SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) de 2016, afecta al 25% de la población adulta y al 6% de los niños. 

En términos generales, las apneas se pueden categorizar según la causa de las disrupciones de la respiración:

Apnea obstructiva del sueño

La apnea obstructiva del sueño (AOS) es el tipo de apnea más común, puesto que se estima que afecta entre el 4% y al 6% de los varones y al 2% de las mujeres. La obesidad y las anomalías estructurales del tracto respiratorio superior suelen ser los factores que más contribuyen a su morbilidad. Ocurre cuando las vías aéreas en la parte posterior de la garganta se bloquean parcialmente durante el sueño, lo que puede causar ronquidos, ya que el flujo de aire se ve reducido. Típicamente, después de la obstrucción causada por la apnea, las personas generalmente se despiertan, activan estos músculos dilatadores de la orofaringe y realizan respiraciones profundas acompañadas de resoplidos o sonidos de ahogo. 

Los síntomas incluyen:

  • Somnolencia diurna excesiva
  • Ronquidos fuertes que a menudo se ven interrumpidos por jadeos o sonidos de asfixia
  • Dolores de cabeza por la mañana que pueden persistir durante varias horas después de despertarse
  • Boca seca al despertar

Apnea central del sueño

La apnea central del sueño se produce cuando el cerebro deja temporalmente de enviar señales a los músculos que controlan la respiración. Este tipo de apnea ocurre frecuentemente en personas que tienen ciertos problemas de salud. Por ejemplo, se puede presentar en alguien que tenga un problema con un área del cerebro llamado tronco encefálico, el cual controla la respiración. No obstante, los analgésicos narcóticos también pueden causar apneas centrales. Se estima que menos del 1% padecen. 

Los síntomas incluyen:

  • Patrones de respiración anormales, como una respiración que se ralentiza, se acelera y se detiene durante el sueño
  • Somnolencia diurna excesiva
  • Despertares nocturnos
  • Dolores de cabeza matutinos

Tratamientos para la APNEA 

Una vez diagnosticada la apnea, se suele prescribir un dispositivo de presión positiva continua en vías aéreas (CPAP). 

  • La terapia PAP mantiene las vías respiratorias abiertas. Estos dispositivos aire a través de una manguera y una máscara hacia las vías respiratorias, evitando que se obstruyan. 
  • Por otra parte, las máquinas BIPAP son similares, pero tienen diferentes niveles de presión para inhalar y exhalar. 
  • En tercer lugar, las máquinas APAP son máquinas “inteligentes” que varían la presión según sea necesario. Todos estos dispositivos suelen ser eficaces para resolver la apnea del sueño y los ronquidos asociados.

Otras soluciones:

Si las apneas no son muy elevadas , o solo se quiere tratar los ronquidos también existen una serie de tratamientos que  aunque con una menor eficacia pueden ser más llevaderos que el CPAP: 

Camas ajustables; permitirán dormir con la cabeza elevada mientras el resto del cuerpo se encuentra al ras de la cama. 

Protectores bucales: Muchas boquillas anti ronquidos están disponibles sin receta, pero para algunos dispositivos, necesitará la aprobación de su médico o dentista y una receta. Estos dispositivos se dividen en dos categorías generales: 

  • Los dispositivos de avance mandibular, o MAD, que se colocan dentro de la boca y empujan la mandíbula inferior hacia adelante para abrir las vías respiratorias.Los MAD además pueden prevenir, o al menos minimizar, el rechinar de dientes durante la noche.
  • Los dispositivos de retención de la lengua (TRD, por sus siglas en inglés) sujetan la lengua y evitan que caiga en la parte posterior de la garganta, lo que comúnmente provoca ronquidos en las personas que duermen boca arriba.

Tira nasal o dilatador: están diseñados para mejorar el flujo de aire mientras duerme. Como resultado, pueden reducir los ronquidos. Estos pequeños dispositivos están disponibles sin receta y en la mayoría de las farmacias a precios relativamente bajos. 

Tratamientos quirúrgicos; Aunque la cirugía debe verse como un último recurso, existen algunas cirugías que reducen los ronquidos. El médico determinará si podría beneficiarse de la cirugía.

  • Uvulopalatoplastia. Extracción con láser del  tejido de la úvula en la garganta y el paladar blando. Como resultado, la garganta permite un mayor flujo de aire y el velo del paladar se endurece a medida que crece el tejido donde se aplicó el láser. Se ha realizado durante más de 30 años, aunque se ha vuelto controvertida en los últimos años debido a la alta incidencia de efectos secundarios negativos
  • Implantes palatinos: son una opción de cirugía mínimamente invasiva que endurece el paladar blando. Sin embargo, los implantes palatinos son mucho menos controvertidos. Los estudios demuestran que los implantes mejoran significativamente los ronquidos
  • Somnoplastia: utiliza ondas de radio para alterar los tejidos de la boca y la garganta. Las investigaciones muestran que la somnoplastia reduce con éxito los ronquidos en ciertas personas, pero no con tanta eficacia como lo hacen los implantes palatinos.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    Obre el xat
    1
    Hola! Escriu la teva situació i el que necessites...